Entorno

Tierra de contrastes para crear un producto de altura

La Almazara del Convento se sitúa en uno de los enclaves más privilegiados de Andalucía: el Altiplano de Granada, al noreste de una región donde inmensas altiplanicies se elevan más de 1.000m. por encima del nivel del mar, un hermoso territorio rodeado de grandes cadenas montañosas que le otorgan un suelo y clima singulares.

Protegido por las altas Sierras de Cazorla y Segura en la provincia de Jaén, continúa su extensión hasta el límite de Albacete, en la Sierra de Tabilla, y con la de Murcia, en la de la Zarza; en el Este, las Sierras de María y las Estancias marcan el límite con la provincia de Almería; al Sur, el Parque Natural Sierra de Baza y el amplio valle del Guadiana Menor forman la línea que separa al Altiplano del resto de la provincia Granadina.

El origen de esta región hay que buscarlo hace varios millones de años, cuando se convierte en una cuenca independiente, después un gran lago, hasta dar paso al relleno sedimentario de lo que hoy es el territorio.

Es una tierra de intensos contrastes, con veranos cortos e inviernos muy fríos. Los olivos, omnipresentes al paso de culturas, se han adaptado a los terrenos margo-calizos para desarrollarse con ramas cortas y frondosas, que soportan las heladas invernales y el sol ardiente del verano.

El Olivo de variedad picual, en esta zona productora caracterizada por fuertes pendientes y altitudes que oscilan entre los 750 m a los 1300 m., junto a un exigente proceso de fabricación, confieren a nuestra aceite virgen extra una calidad y un sabor fácilmente reconocibles.

El oro verde que acompaña al hombre en su historia

Historia

Un equilibrio de diferentes tonos de sabor en el paladar

Composición

El proceso natural que produce un virgen extra

Elaboración